Masaje PsicoCorporal

Home / Río Abierto / Masaje PsicoCorporal

En Diálogo con tu Cuerpo.

Un un masaje terapéutico, circulatorio y energético, basado en una combinación de técnicas corporales y psicológicas (Sistema Río Abierto) que favorecen la integración neuromuscular.

Mediante movimientos suaves, fluidos y armónicos se trabaja sobre el cuerpo (incluyendo cara y cabeza) para aliviar bloqueos y tensiones corporales, mentales y emocionales.

Una sesión de masaje psico-corporal comienza con unos minutos de relajación y conversación, en los que la persona puede expresar lo que necesita. La sesión finaliza con un espacio de devolución, también verbal, para integrar las sensaciones y emociones vividas.

Para qué sirve. Beneficios:

· Genera sensaciones de relajación, plenitud y vitalidad.

· Ayuda a conectar e integrar cuerpo, mente y emociones.

· Ayuda a reposar y aclarar la mente. Facilita la auto-escucha para identificar más claramente necesidades y deseos.

· Estimula el Sistema Inmune.

· Mejora la circulación sanguínea, linfática, energética y emocional.

· Moviliza y flexibiliza bloqueos y contracturas físicas, psico-emocionales y energéticas.

· Ayuda a liberar dolores y tensiones físicas y emocionales.

· Favorece el equilibrio físico, mental, emocional y transpersonal.

 

También puede interesarte el Masaje Postparto, para mujeres que acaban de tener un bebé.

Related Posts
Mostrando 5 comentarios
  • Silvia L.H.

    Hace muchos años me tuvieron que quitar de urgencia el ovario derecho y la trompa.
    Desde entonces siempre me he sentido incompleta. Y no era consciente de ello hasta que tuve la sesión de masaje con Mónica. Ahí sentí cómo me dolía, no sólo físicamente, sino el dolor profundo que me había acompañado desde los 8 años, un dolor bloqueado porque yo no me permitía sentirlo.
    Después, mi otro ovario empezó a quejarse y también a doler, creo que me decía «eh, que yo también existo», así que centré mi atención en él. Y entonces se quejó mi pecho y me dijo » yo estoy aquí aunque no te hayas dado cuenta». Y fui consciente de cómo había reprimido el resto de mi cuerpo todos estos años, centrándome sólo en una cicatriz y en mi sentimiento de «incompleta».
    Entonces pude ver mi ovario izquierdo, totalmente sano, y en el lugar de mi ovario derecho una gran luz cálida, esperanzadora. Y pude sentirme completa.
    Desde aquel día siento mi ovario en cada ciclo, y también siento mi útero vivo.
    Y me siento más mujer 🙂 Mónica, ¡¡MUCHAS GRACIAS por hacerlo posible!!

  • Manuela

    Recomiendo encarecidamente este masaje. He tenido la oportunidad de disfrutarlo dos veces y las dos veces he conseguido no solo relajarme de una forma profunda y completa, sino que ha supuesto para mi una inyección brutal de energía y optimismo.
    Después de una sesión psicocorporal te sientes más fuerte, con más motivación y totalmente liberada de las tensiones tanto del cuerpo como de la mente.
    Lo he vivido como una especie de reseteo indescriptible que me hace sentir más viva.
    Merece la pena regalarse una sesión de este masaje que te proporciona exactamente lo que tu cuerpo necesita.

  • Maria M.T.

    La verdad que soy una persona muy excéptica con las terapias alternativas, y he de decir que en mi primera toma de contacto, estaba muy dubitativa con respecto a estas técnicas.
    Expresar por un lado que Mónica, la terapeuta, se mostró tan abierta, cálida y natural que a los cinco minutos ya me sentía cómoda y dispuesta al cambio.
    Además la sala estaba muy bien acondicionada, con un agradable olor, música y luz tenue, así como una temperatura ideal. Aspectos cuidados que dan un punto más a su favor.
    El masaje no es doloroso, es estimulante, relajante, placentero y te permite conectar con tus emociones de manera libre, consciente y sensata, «nada de cosas extrañas, ni rituales raros», es un masaje emocional podríamos decir.
    El masaje psicocorporal permite fusionar la salud del cuerpo y la mental, alinearlas, fusionarlas, dejando fluir mis emociones…tanto que me emocioné.
    Moviliza, flexibiliza y permite escuchar a tu propio cuerpo, es una terapia íntima contigo misma que te permite escuchar tu silencio, escuchar los dolores de tu cuerpo y buscar su para qué.
    Con una sola sesión he conseguido algo importante, responder un poco mejor a quién soy yo, que tengo, qué necesito y que me pide mi cuerpo y mi inconsciente.
    Creo que es una técnica que conjuntamente con psicoterapia, puede mejorar la efectividad de la terapia psicológica.

  • Ainhoa

    Este masaje de Mónica fue uno de los regalos más bonitos que he recibido últimamente. Calidez, cercanía, empatía, respeto y vibración compartida son sólo algunas de las cosas que recibí. Fue como un sueño, reencontrarme conmigo misma de esa forma, con mi fuente, conectada desde el principio hasta el final, sanando muchas cosas que tenía pendientes como persona y como mujer. Es una forma de volver al origen, a lo más profundo que tenemos escondido y que nuestra mente tapa y tapa. Mónica consigue que salga y se sane con una profesionalidad y una dulzura tremenda. Gracias, gracias, gracias

  • Elena

    Mi experiencia con el masaje viene de atrás puesto que soy Fisioterapeuta, pero en el momento que acudí a Mónica no sentía un dolor físico, ni siquiera me encontraba mal, simplemente había sido madre y mi vida había cambiado.
    Gracias a la relajación física que me proporcionó el placentero masaje, y a las breves pero estimulantes consignas de Mónica, conseguí conectar con mi yo íntimo y con el torrente de sentimientos que en los últimos tiempos estaba viviendo y que casi no tenía tiempo para procesar, para poder ordenarlos y también relajarlos.
    Al terminar el masaje, mi ciclo de conclusiones mentales también se había cerrado, con tal fuerza, equilibrio y tanta energía positiva, que sólo pude llorar y dar gracias infinitas a Mónica por su excelente trabajo.
    Es tan lógico pensar que para restaurar el estado de bienestar haya que hacer un trabajo conjunto del cuerpo y de la mente. Se nos olvida o no sabemos que podemos utilizar nuestro propio cuerpo como vehiculo a nuestro interior y de esa manera encontrar esos sentimientos o necesidades, que sin ser malos, nos pueden hacer sentir mal.
    Recomiendo encarecidamente el masaje psicocorporal de la mano de Mónica.

Dejar un comentario