Terapia psicológica

Las personas afrontamos las situaciones difíciles de nuestra vida de la mejor manera que sabemos o podemos. A veces la dirección que tomamos o la solución que utilizamos no es la más adecuada y algunos problemas se agravan. A veces, simplemente dejamos pasar el tiempo, esperando que se vaya solucionando, que algo o alguien decida por mi… y puede ser que las dificultades se acumulen y cronifiquen y después sea más complejo disolverlas. Otras veces sabemos hacia dónde debemos ir, lo que debemos o no debemos hacer, pensar o sentir… pero no somos capaces de llevarlo a la práctica y los resultados que obtenemos son muy diferentes a los que planeábamos en la cabeza.

En un espacio de confidencialidad, confianza y respeto, exploramos esas circunstancias, los escenarios y los sistemas en los que se enmarcan. Te acompaño reorientando la búsqueda de significados y soluciones, facilitando la comprensión de tus propios mapas y el desarrollo de nuevas herramientas y habilidades que mejoran la capacidad de afrontar los retos que plantea la vida.

Descubre nuevas posibilidades, nuevas maneras de relacionarte contigo mismo/a y con las personas que te importan.

  • problemas de pareja (terapia individual o de pareja)
  • problemas relacionados con la falta de pareja
  • problemas sexuales y afectivos
  • acompañamiento a la ma-paternidad
  • acompañamiento a la maternidad en solitario elegida o monomarentalidad impuesta
  • dificultades en la infancia o adolescencia de un hijo o hija, o de la relación familiar
  • vivencias de mal trato o violencia (en la pareja, en el trabajo, obstétrica…)
  • secuelas de incesto y abusos sexuales vividos en la infancia
  • sucesos muy impactantes que provocan la sensación de que a partir de ese momento “algo ya nunca será igual”
  • procesos de crisis y cambio vital
  • rupturas, pérdidas y duelos
  • problemas con la alimentación o con la imagen corporal
  • cuerpos e identidades no normativos
  • adicciones (trabajo, compras, teléfono, internet, sustancias, comida, relaciones… )
  • dificultades de autoestima, autoconfianza, asertividad o autoafirmación
  • insatisfacción en las relaciones personales y sociales

Posibles síntomas de alarma: ansiedad, nervios, palpitaciones, dificultades para dormir, sensación de pérdida de control, ataques de ansiedad o de pánico; dificultades para concentrarse, pensamiento acelerado, dificultad para tomar decisiones; sentimientos de incompetencia, desvalorización, autocrítica, falta de confianza, autoestima, vergüenza o culpabilidad; irascibilidad, rencor o rabia, discusiones frecuentes con personas que te importan; tristeza, desesperanza, insatisfacción, pérdida de intereses, desmotivación; sentir un profundo (y a veces secreto) deseo de cambiar radicalmente de vida -personal o profesional- (aunque objetivamente no se tenga nada concreto de lo que quejarse o que vaya mal.)

Nuestras realidades son construidas biopsicosocialmente (influyen factores biológicos, psicológicos y sociales), se organizan y mantienen a través de las historias que nos contamos (y de aquellas que dejamos de contarnos) por ello tenemos también el poder de transformarlas y co-crearlas.

No siempre pueden cambiarse las situaciones externas dolorosas, aunque siempre nos queda la alternativa de cambiar el significado que les damos y la manera de vivirlas.