Grupo de Intervisión para Mujeres Terapeutas en Madrid

Home / Mujeres que corren con los Lobos / Grupo de Intervisión para Mujeres Terapeutas en Madrid
Próximo encuentro online el 23 de Enero 2021

Toda la info aquí

 

La profesión de terapeuta suele implicar bastante soledad, convivimos con un alto nivel de intensidad emocional (ajena y propia), que requiere de nosotras altas dosis de presencia, escucha, empatía y claridad mental.

Lo que nos sucede en el interior de la consulta, con cada persona con la que trabajamos, va haciendo poso en nosotras y no siempre nos resulta sencillo encontrar espacios de reflexión e integración para ir canalizando, dando lugar y encontrar el sentido de coherencia a lo vivido, lo pensado, lo «contagiado» emocionalmente.

También porque vivimos en un sistema en el que lo anormal está normalizado. Normalizando la negación de los ciclos y las estaciones de la psique, del alma y de la piel. Nuestros ciclos internos siguen siendo forzados a adaptarse a ritmos artificialmente tecnológicos y lineales. Lo personal es político, y lo cultural y político también va calando, se va haciendo cuerpo y mandato introyectado en nosotras, hasta que se vuelve personal, impactando también en lo profesional. Y caemos en trampas y autotrampas que demasiado frecuentemente nos llevan a sufrir sequedad, cansancio y añoranza.

Especialmente si trabajamos cerca del trauma y en contacto con relatos de violencias, conocemos las secuelas de la psicofisiología de la fatiga por compasión y el trauma vicario, y la necesidad de equilibrar nuestra implicación empática, regular la activación de nuestro sistema nervioso y mantener nuestra habilidad para pensar con claridad.

Algunos síntomas que pueden indicar que nos acercamos al burn-out y la necesidad de autocuidado profesional son:
sentirnos habitualmente cansadas, desgastadas, enfadadas, o impotentes y desanimadas, con sensaciones de fracaso, baja autoestima profesional, con miedo a las posibles consecuencias o irreversibilidad de nuestras intervenciones o todo lo contrario: desarrollando ideas grandiosas y omnipotentes sobre lo fundamental e imprescindible de nuestra presencia en la vida de las personas con las que trabajamos. Desde una polaridad u otra, podemos saltarnos nuestros propios límites o dejar que sean sobrepasados. Tener interminables listas de pendientes por hacer, mantenernos en alerta emocional permanente, dificultad para parar y relajarnos, agotamiento mental, mostrarnos cada día más cínicas, desconfiadas, críticas o descreídas o sentir que necesitamos poner distancia, anestesiarnos emocionalmente, dejar de contactar «tanto» con el dolor propio y ajeno, insensibilizarnos para poder seguir trabajando, perder la conexión con nosotras mismas y nuestra capacidad de autoescucha, autenticidad, espontaneidad, creatividad, capacidad de disfrute y placer, y además sintiendo vergüenza y culpa por no cuidarnos como sabemos que deberíamos.

Podemos atravesar cíclicamente crisis personales o profesionales, dejar duelos incompletos, robarnos tiempos de calidad y disfrute y ocio, viviendo desde la carencia, el sobreesfuerzo, el sacrificio y la sobreentrega a los demás. Negando o ignorando nuestros propios síntomas y malestares y descuidando nuestra salud física y emocional, porque siempre podemos hacer un poco más.

Conscientes de la responsabilidad que tenemos como terapeutas y de la necesidad de espacios de nutrición profunda y verdaderamente nutricia de alma, cuerpo y ser, ofrecemos un espacio y un tiempo de encuentro en calma, un paréntesis en nuestra rutina de trabajo para:

  • La intervisión grupal sobre aspectos comunes que nos preocupan y ocupan en nuestra práctica profesional.
  • Encontrarnos con nosotras mismas, para nutrirnos la piel y el alma
  • La cocreación reflexiva de estrategias de autocuidado y sostén, de manera que podamos ofrecer esa nutrición e inspiración, presencia y escucha después a las personas con las que trabajamos.
  • Tomar mayor conciencia de los efectos de la transferencia y contra-transferencia para utilizarlas a favor del trabajo y la relación terapéutica y diferenciarlas de las reacciones apropiadas a las circunstancias.
  • Atender las consecuencias de las resonancias emocionales y la empatía somática insconsciente.
  • Contactar con la alegría del movimiento y la vitalidad.

La propuesta metodológica de partida surge del encuentro entre el libro de Clarisa Pínkola Estés «Mujeres que corren con los lobos» y la metodología desarrollada por Jaqui Zieler y la Fundación Creavida en Argentina durante más de 30 años en torno a la profundización en cada uno de los cuentos que compone el libro. Puedes leer más sobre los grupos y el trabajo desarrollado en Argentina aquí.

Desde un enfoque Humanista Integrativo, que incluye la mirada psicodinámica, la sistémica, de género y feminista, salutogénica, el trabajo psicocorporal desde el sistema Río Abierto (que integra Gestalt, Bioenergética, terapias energéticas, creativas y enfoque Transpersonal)

 

Fechas y temas:

  • 24 Enero: la ruptura del encuadre terapéutico
  • 21 Febrero: El desgaste físico, creativo, emocional y mental
  • 13 Marzo: Autoexigencia, y exigencia: el perfeccionismo
  • 17 Abril: Los límites conmigo y con pacientes
  • 22 Mayo: pacientes que me generan conflicto o ambivalencia emocional
  • 12 Junio: La relación con el dinero y la confianza

Horario: de 10:30 a 13:30

Facilitamos:

María Ramos González: psicóloga especializada en género, infancia y familia. Colegiada M 17586. www.mariaramosgonzalez.com

Mónica Sánchez Gallego, psicóloga y terapeuta psicocorporal Colegiada M-18806 www.monicasanchezgallego.com

En Nara Psicología

Calle Tomás Bretón, 6 Madrid

Inscripción:

Precio: 50€ reserva de plaza (a descontar)

250€ curso completo

Inscripción en narapsicologia.es/formación/

Related Posts

Dejar un comentario